Seguidores

24 oct. 2011

EL SUEÑO DE ALBA




































Irene y Alba pasean a la salida del colegio. Alba ha aprendido a leer, y sueña con un cuento que vio en una librería; "La niña de los fósforos" de Andersen.
-Diecisiete euros, son muchos euros,, le dice su madre, que tiene que hacer milagros para llegar a fin de mes. Irene sabe la ilusión de su nieta,y cada día ahorra un euro, aunque a ella también le cuesta con su minúscula pensión.
Y llegó el gran día. A la salida del colegio, Irene espera a Alba, impaciente por darle los diecisiete euros.


Mi agradecimiento a Euro-Palabra por la publicación de mi relato.

11 comentarios:

  1. Un abrazo a todos désde "Un lugar de la Mancha"

    ResponderEliminar
  2. Kety ya te dejé comentario en EUROPALABRA.
    Un hermoso relato.Tierno.
    Deseo que sigas bien.

    ResponderEliminar
  3. ¡Precioso tu relato!

    Deseemos un futuro con niñas como Alba y adultos como su abuela.

    Besos, Kety, enhorabuena por su publicación.

    ResponderEliminar
  4. Te hago una confidencia: este cuento fue uno de los que más me impactó de niño.

    ResponderEliminar
  5. Es delicioso, Kety, muy dulce.
    Me alegro que te lo hayan publicado en Europalabra, lo merece.

    No sé qué problema puede ser el que tengas en mi blog para comentar. Nadie me ha dicho nada al respecto, sólo tú. Si persiste, me lo dices que, aunque soy torpe con la técnica, lo mismo puedo hacer algo.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  6. 17 euros bien invertidos, no hay mejor inversión.

    ResponderEliminar
  7. Muy bonito Kety. Ya nos hemos encontrado a través de Europalabra, y espero que nuestra relación sea muy duradera, mucho más que lo que duran 17 euros.

    Un abrazo, Laura.

    Gracias por pasarte por http://demispalabrasylasvuestras.blogspot.com

    ResponderEliminar
  8. Enhorabuena Kety por el cuento y por su publicación.

    Un beso

    Luz

    ResponderEliminar
  9. Qué relato más tierno. Esa niña soñando con un libro y esa abuela ahorrando para regalárselo. Sólo una persona como tú podría escribir algo tan sencillo y tan lleno de amor.
    Amiga, gracias por acordarte de mí en el hotel cuando viste a una retratista, un gran honor para mí pues ya sabes que yo soy una aficionada que hago lo que buenamente puedo.
    Me alegro que tú hayas cogido, de nuevo, tus pinceles. A ver cuándo nos enseñas tus pinturas!!!

    Un abrazo
    Conchi

    ResponderEliminar