Seguidores

13 oct. 2017

COLORES DE OTOÑO















Dilatándose el verano
le resta protagonismo
a la próxima estación.
Sin embargo, el otoño
con su sabia decisión
va transformando el paisaje,
por esos bellos colores
amarillentos rojos y ocres
tan propios de su invención.

Kety Morales Argudo

10/10/17
Foto: Juan Carlos Cabrejas
https://cabrejas.blogspot.com.es/2012/10/los-colores-del-otono.html

21 sept. 2017

AUSENCIA






A Susana Calderón.
 In memoriam. 










Querida amiga:
Te marchaste en silencio
cómo un pájaro herido,
buscando en el cielo, nido,
hallaste tu libertad.

Nos dejaste en tus versos,
la luz en el universo,
en cada palabra un beso
para poder deleitar.

Las puertas de ese cielo
de par en par se han abierto,
para recibir una poeta...
en la "Plaza" ya no está.

Con tus letras y poemas
dejaste un buen legado.
Por el cielo van volando
cómo aves peregrinas
cruzando el ancho mar.

Kety Morales Argudo
18/9/2017

 La plaza virtual a la que me refiero, http://compartirexperienciasyaprender.blogspot.com. de Conchi,  donde empecé a contactar con Susana Gutiérrez Calderón

18 sept. 2017

TU ARENA Y MI ARENA


Hoy me he despertado con la triste noticia de que  Susana Gutiérrez Calderón, poeta argentina, amig@ de redes sociales, nos ha dejado..
Le escribí el poema, "TU ARENA Y MI ARENA. Susana me respondió con estas hermosas palabras. aquí lo dejo.

 E.P.D.
Un abrazo a la familia






Foto:
Juan Carlos Cabrejas










Hoy escuché el suspiro
de una poeta lejana.
de frente al mar estaba
enviándonos un himno.

Entre tu arena y mi arena
hay un océano por medio
pero las palabras vuelan
cómo aves por el cielo.

A mí, llegaron las tuyas.
¡Preciosas! Espero,
que las mías las recojas
y tus versos y mis versos
recorran el universo.

Cuando la palabra llega
no hay océanos por medio.
No necesita ropaje,
ella sola abriga el cuerpo.

Y tu arena y mi arena
mirando al mar de frente.
esperarán las palabras
alegrando el horizonte.

Kety Morales Argudo.


http://reflexiomes.blogspot.com.es/2012/03/tu-arena-y-mi-arena.html

La Calderón dijo...
Hola Kety, me ha encantado tu poema, 
y de alguna manera me siento esa persona lejana 
con océano por medio, 
que en barquitos de papel, 
se pone a botar sus versos.
Lejana de lejanías
pero no de sentimientos
que monta prímulas blancas
en las alillas del viento
y las empuja soplando
para que lleguen muy lejos.
Adornarán tu jardín
y el perfume irá invadiendo
de la mañana a la noche
los más bonitos recuerdos.
Un abrazo muuuy grande...
Susana........



3 jun. 2017

LA VIDA NO SE PARA





















"Aunque el tronco ya no esté, el musgo sigue creciendo. La vida no se para".
Foto y frase: Juan Carlos Cabrejas

29 may. 2017

¡CÓMO PASA LA VIDA POR MI VENTANA!


Edward Hopper. 




















Veo, un niño correr alegre y juguetón,
aun ignora la tristeza del alma.
Salta, juega, ríe, ¡qué envidia me da!
Qué no cambie nunca,
que nunca entristezca!
Que no le hace falta.

¡Cómo pasa la vida por mi ventana!


Un joven camina con paso firme,
en sus ojos, la mirada ausente
por un amor que deja.

Una joven se cruza con él,
en sus labios lleva un beso de amor
que no quiere borrar,
que perdure su huella.

¡Cómo pasa la vida por mi ventana!

Pasa una señora de mediana edad,
en sus manos lleva, unas bolsas llenas,
seguro son, de ternura, cariño y bondad
o, quizá de desvelos, soledad o tristeza.

Camina un señor con aspecto bohemio,
con aspecto diría, de ser un poeta.
Con barba muy blanca, y gorrilla azul
y, un paraguas negro de su mano cuelga.
Su mirada fija en el suelo va,
sus labios repiten los versos
de un nuevo poema.

¡Cómo pasa la vida por mi ventana!

Con dificultad, allá a lo lejos
caminan los dos, a paso muy lento,
unidos del brazo, contándose van...,
reviviendo algunos recuerdos.
Las prisas en ellos quedaron atrás,
para qué correr, se dicen:
que la muerte espere,
aún queda tiempo..

¡Cómo pasa la vida por mi ventana!

 © Kety Morales Argudo
2000


24 may. 2017

¡QUÉ TIEMPOS AQUELLOS!


Poema inspirado en el cuadro de Tristram Hillier















¡Qué tiempos aquellos!
Con las puertas abiertas sin ningún recelo.
Por si alguna vecina, a la hora que fuese,
venía a por agua del pozo, siempre lleno.

¡Qué tiempos aquellos!
Con sus cosas buenas
y sus contratiempos!

Al despuntar el alba, se llenaban las calles
de mozos, con los mayorales, a labrar la tierra,
siguiendo el legado de padres y abuelos.

A la caída del sol, regresaban los hombres
montando sus mulas,
regresando del campo y, con su regreso,
el sonido del carro, y su traqueteo.

¡Qué tiempos aquellos!
Con sus cosas buenas,
y sus contratiempos!

Aún existe esa silla de enea
esperando en la puerta
para coger el fresco.

Esa silla de enea, sigue vacía.
Dejó de ocuparla, un día, el abuelo.
Se marchó en silencio,
se marchó sin quererlo.

¡Qué tiempos aquellos!
Con sus cosas buenas,
y sus contratiempos!

Al atardecer, la juventud con su lozanía,
debía recogerse, al encenderse las luces
de los farolillos, de las calles del pueblo.

¡Qué tiempos aquellos!
Con sus cosas buenas
y sus contratiempos!

Sin embargo,
Había de todo– decían-:
falta de libertad,
muchos prejuicios,
muchos anhelos.
Pero, ante todo 
¡Mucho respeto!
¡Mucho silencio!

Hoy, todo ha cambiado, -dicen-,
las costumbres aquellas
están obsoletas,
sólo son, recuerdos.

Ahora se trasnocha.
El libre albedrío,
se ha transformado
en falta de respeto.
Niños en la escuela
son amenazantes
con los maestros.

¡Qué tiempos, ahora!
Con sus adelantos,
y sus contratiempos!

Al atardecer, como siempre ha hecho,
el sol se oculta tras el horizonte,
para renacer al siguiente día,
tranquilo y sereno.

¡Qué tiempos aquellos!
Con sus cosas buenas,
y sus contratiempos!

Kety Morales Argudo
     Safe creative

https://youtu.be/SrUB-WuUtTc