Seguidores

15 jul. 2010

CAMINO DE ZARAGOZA

Lectura del quijote en La acequia: Capítulo LVIII- 2ª parte

"Que trata de cómo menudearon sobre don Quijote aventuras tantas, que no se daban vagar unas a otras".















I

Viéndose ya don Quijote
Y su amigo Sancho Panza
Liberados de los duques
De sus burlas y sus farsas

Respira y reflexiona
Sobre aquello que añoró
"La libertad, y la honra
- dice a Sancho -:
Es el mejor regalo que,
al hombre, el cielo le concedió.
No hay tesoro que la iguale
ni compare a ningún don".

- Sancho, Sancho amigo mío.
Nunca aceptes recompensas
Mercedes o beneficios.
Tras ellos están ocultos.
El deber y el compromiso.

- Escuche y reconozca
esto que yo le digo:
El mayordomo me dio
Unos escudos de oro.
al que estoy agradecido

Que no siempre son castillos
donde alojarnos podamos.
Le recuerdo algunas ventas
donde fui apaleado.

II

Caminaban sosegados
sobre un verde pradillo.
Razonando en cuestiones
vividas en el castillo.

En el camino se encuentran
Labradores descansando
Y en el suelo bajo un lienzo
Imágenes de unos santos.

Don Quijote haciendo gala
De ser un gran pensador
Explica que fue San Jorge
de doncellas defensor.

San Martín con su caballo
-Dice ufano don Quijote-
No le importó compartir
capa y bienes con los pobres.

De San Diego Matamoros.
Dice ser Patrón de España
Llamado también Santiago
Y Jacobo se llamara

Reconoce a San Pablo
Enemigo de la Iglesia
Pero un gran defensor
al Señor que representa


Asombrado Sancho Panza
Del saber de su señor
Y transcurrir la aventura
Sin palos y sin dolor.

III

Recuerda a Altisidora
Dolorida por amor
Sancho Panza no comprende
Que ha visto en su señor.

Sancho Panza le observa
De los pies a la cabeza
Por mucho que él razone
La belleza en él se ausenta

IV

Reflexionando caminan
Don Quijote y el buen Sancho
Unas jóvenes doncellas
Se presentan a su paso

Don Quijote las compara
Por su belleza a Diana
A su amada Dulcinea
Y a la pastoril Arcadia.

V

Asistentes de la fiesta
Al hidalgo reconocen
Y éste regodeándose
Razonamientos expone.

Sancho quiere adularle
Pero el pobre nunca acierta
Encoleriza a su amo
Dando fin a su respuesta

Y a Sancho ridiculiza.
Llamándole mentiroso
Majadero y bellaco.
Hasta tomarlo por tonto

El criado es el criado
Por mucho que adule al amo

Don Quijote finaliza
Demostrando su “cordura”
Con una de sus batallas
Dando fin a la aventura

"El Quijote en verso"
Kety Morales
3/6/10

Entrada programada, perdonar mis ausencias

7 comentarios:

  1. Don Quijote dice a Sancho lo que el augur dijo a los troyanos:"No te fies de los dánaos ni en sus regalos". Y, ya ves, metieron el caballo en Troya y el resultado ya lo sabemos.

    ResponderEliminar
  2. Y es que algunos caramelos amargan.
    Fantástica la poesía.
    Besazos y gracias por ese Quijote pasado por tu pluma.

    ResponderEliminar
  3. Muy bien contadas esas historias en esos versos con sabor a romance.

    ResponderEliminar
  4. El romance perfecto....muy bien traído a la lectura que va tocando..un abrazo


    Pd: si puedes etiqueta además de con "el quijote en verso", con la que lo hacías antes "el Quijote" para saber al momento tus publicaciones ...besos de nuevo

    ResponderEliminar
  5. ¡Genial! como siempre, querida Kety. Admiro mucho tu talento. Besotes, M.

    ResponderEliminar
  6. Ay, Kety, ese pradillo tan fresquito quién lo pillara.
    Ay, el Matamoros qué poco santo era. Ay, los pastorcillos, unos pijos ociosos. Ay, que don Quijote tiene una salida de tono que luego le pesa.
    Sigo tu Quijote en verso, aunque estoy en un pueblillo muy pequeño y hay pocos megas para mi dispositivo móvil.
    ¡Qué juglaresa tan estupenda hubieras sido en la Edad Media! Te imagino recitando delante de un castillo y la gente asomándose para escuchar tus historias romanceadas.

    Un beso

    ResponderEliminar