Seguidores

12 oct. 2008

VALOR SENTIMENTAL







"Hay muchas cosas más importantes que el dinero, pero cuestan tanto".
Groucho Marx






Ramo típico de Berlin.


De nuevo en casa con la sorpresa de llegar a Madrid sin maleta, cuestión que nos ha tenido de aquí para allá hasta que ha aparecido. En ese momento te das cuenta de las "cosas pequeñas" que traes pero de una importancia sentimental que no se indemniza con dinero.
He dado un breve repaso por las páginas amigas y veo que habéis avanzado bastante, lo que quiere decir que me llevará un tiempo ponerme al día.
Agradezco vuestras felicitaciones y buenos deseos.

Besos
Kety

10 comentarios:

  1. ¡Espero que encuentres la maleta!
    Se puede reponer la ropa, pero no los recuerdos que se guardan en ella en un viaje.

    ResponderEliminar
  2. Kety, me alegro que te encuentres ya en casa, aunque sé que un trocito de tu corazón se quedó en Berlín, ¿verdad?.
    Muy bonitas las flores y la cita que la acompaña.
    Te he echado de menos.
    Un abrazo.
    Conchi

    ResponderEliminar
  3. Hola Kety, me alegro mucho de tu vuelta. Te hemos echado en falta.

    Besos. Luz

    ResponderEliminar
  4. Hola amiga Kety, un alegron estés devuelta en tu casa, siento mucho lo ocurrido con la maleta, supongo que aparecera, eas muy cierto que la ropa se que la ropa se repone, pero esos recuerdos que traias con todo tu amor no se recupera nunca.
    Espero nos des alegría de que la maleta ha aparecido-
    Un saludo-

    ResponderEliminar
  5. Seguro que te llevaste una buena rabieta hasta que apareció la maleta, además ya vendrías morriñosa por dejar allá parte de tu corazón...
    No me imaginaba en esa tierra un gusto tan bonito para ese ramo y tampoco la cita, preciosa, de Groucho Marx.
    Me alegro de tenerte de nuevo aquí.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por tu visita. Veo que todo está funcionando y que has recuperado tu maleta. Esto me ha hecho recordar que hace muchos años, cuando nos casamos, perdimos el equipaje en un coche de línea. Tardó varios días en aparecer...¡Qué trastorno! Pero que akegrón cuando lo recuperamos.

    Las visitas, tómalas con paciencia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Ah, que seres tan traviesos las maletas... Siempre jugando y escondiendose...

    Bienvenida, amiga, tras ese viaje.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  8. Vaya, kety, ya tienes otro argumento para una de tus historias: la maleta voladora en sentido contrario...
    PMT

    ResponderEliminar
  9. Keti, me alegro de tenerte otra vez por aquí, aunque para ti te habrá sabido a poco este viaje, pero más vale eso que nada ¿Verdad? Y me alegro que hayas encontrado las maletas después del disgusto y el trastorno que conlleva su pérdida.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  10. Espero que la hayas pasado muy bien.
    Qué dicha de viajar! y sì, valorar lo grande en un detallito.

    Besos amiga.

    ResponderEliminar