Seguidores

10 dic. 2007

JUAN GELMAN PREMIO CERVANTES

PREMIO CERVANTES:
Andar con las rodillas desnudas
por un campo de vidrios rotos
Andar con el alma desnuda
por un campo de compañeros rotos
Juan Gelman



Juan Gelman, Buenos Aires Argentina 1930.
Hijo de padres ucranianos; José Gelman y Paulina Burichson.
Desde niño siente la necesidad de escribir poesía. A los once años se enamora de una niña con las rodillas sucias y le envía poemas copiados de otros poetas.

"En la bitácora del barco alguien anota el testimonio de la infancia: el ambiente familiar en la casa de Villa Crespo, el niño turbado por el amor, el que junta papeles plateados en la calle, las manos pequeñas en el océano del piano, el olor del primer poema, el murmullo del barrio, los inicios del grupo El Pan Duro".

Uno se pasa años escribiendo sin pensar que va a publicar, simplemente escribiendo porque tenés necesidad de hacerlo. Había un grupo de muchachos, no todos poetas, que me alentaron para publicar. Con otros poetas, Héctor Negro, Julio C. Silvain, Di Taranto, estábamos todos en la misma. Editábamos EÍ Pan Duro, para autopublicarnos. El sistema era la venta previa de bonos; cada bono valía un libro y con ese dinero imprimíamos. Se decidía entre todos cuáles eran los libros que iban a aparecer, el orden y todo lo demás. Lo extraordinario cm que no había competitividad entre nosotros y en votación se decidió que Violín y otras cuestiones fuera el primero en salir, luego apareció el de Héctor Negro. También empezamos a realizar lecturas públicas de poesía. Fue después del golpe del 55, en el teatro La Máscara. Ahí conocí a Raúl González Tuñón, una vuelta que lo habían invitado. También hacíamos lecturas en clubes de barrio, en bibliotecas públicas, en distintos sitios.
Seguro que escribo poesía de puro holgazán, porque la ventaja de los versos es la brevedad. El poema es corto, las líneas son más cortas. Sin embargo una vez intenté hacer una novela, y llegué hasta la página treinta... Creo que se iba a llamar El diario del poeta o algo así. Era una especie de farsa. Y también hice un libro de cuentos, allá por el año 1967 o 1968. Pero éste era ante todo un ejercicio personal relacionado con toda mi búsqueda poética e idiomática de ese momento. No sabría decir si eran exactamente cuentos. Digamos que eran textos, que en parte se perdieron".

Víctima de la dictadura militar de Sanguinetti (1999)
Perdió a su hijo, su nuera embarazada de siete meses desaparece. Desde entonces comienza la búsqueda de ese/a nieta/o.

Músicas

Narciso tenía hambre, miró
las aguas para ver si hay peces
y se encontró con él.
Este accidente de la historia
cuesta mundos a los pobres mortales.
Tienen hambre de sí mismos, pero en verdad
nunca se miran a sí mismos, son mirados y de ahí
viene la costumbre de
devorarnos bajo
un sí mismo sostenido mayor.

Texto recogido en google

6 comentarios:

  1. No había tenido la oportunidad de conocerlo, es que uno peca de ignorante la mayoría de las veces, gracias por darlo a conocer, me parece un hombre íntegro, profundo y sencillo, seguro vale la pena conocer y deleitarse con sus poemas, suspiros sureños desde Chile!!!

    ResponderEliminar
  2. Hola Vivianne, confieso que yo tampoco lo conocía. He dado un pequeño repaso por su vida y su obra, y merece la pena. Máxime cuando le van a dar el Premio Cervantes en Alcalá de Henares, ciudad en la que vivo.
    Bien-venida a esta tertulia.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Para mucha gente ha sido una sorpresa. Son raros los poetas que conocemos, unos cuantos que nos suenan: son los consagrados pero que todo el mundo conozca por el nombre y por su obra, pocos. Trabajar poesía es muy duro pero algunos -entre los que me cuento- disfrutamos con el oficio de la rima, el verso y el poema. Eso es lo que creo.
    Kety la vejez no es sinónimo de sabiduría y la experiencia es una cosa de poca utilidad puesto que la vida no te da una segunda oportunidad. Lo que si te dan los años -casi seguro- es artrosis, colesterol, glucosa basal alta, perdida de pelo, se cae todo...en fín que ser joven es más fácil que ser viejo porque, vamos a ver ¿a cuantas personas de más de cien años conocemos, yo a nadie. Sin embargo, jóvenes hay a millones.

    ResponderEliminar
  4. Franziska, quien dijo esta frase -habrás observado que está entrecomillada, y no es mía, la escuché en la radio -, se refería a la experiencia que se adquiere con el paso de los años.

    Con la opinión que tienes de la vejez -muy real-,¿Cómo van a adoptar una abuela/o en su vida?..., :-( :-)

    Si alguien sabe a quien corresponde esta frase, me lo comunica.
    gracias

    ResponderEliminar
  5. Hola Kety, me pasa un poco como a tu comentaristas anteriores. Del próximo Premio Cervantes conozco muy poco. Espero terner tiempo y ponerme al día. De momento leo lo que has escritoy ya es un empiece.

    Gracias por tus comentarios en mis blogs. Seguimos en contacto virtual.

    Besos. LUZ

    ResponderEliminar
  6. Gracias por compartir esto Kety. Yo sabía muy poco de Gelman. Qué lástima lo de su hijo y nieto(a).
    Me gustan sus versos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar