Seguidores

9 ene. 2012

EN LA DISTANCIA





Sydney
Foto: Internet






En la distancia
Con el alma en un hilo
Sigo tu ruta


10 comentarios:

  1. A veces hay que comprar un plano del mundo para poner el dedo y viajar con los otros a los que queremos.

    ResponderEliminar
  2. Para que la distancia no suponga el olvido.

    ResponderEliminar
  3. Es una otra forma de viajar siguiendo los pasos de quienes queremos.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Pedro, en este caso me voy a Google para informarme a donde va.
    No puedo evitarlo. Manía de madre.

    Paco, por muy grande que sea la distancia, no hay olvido.

    Asun, no lo dudes, es el mejor método para aprender geografía ;-)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Un hilo muy largo... para que llegue muy lejos. Y fuerte, muy fuerte para aguantar los tirones; del corazón.

    ResponderEliminar
  6. Kety, estos hijos nuestros nos hacen aprender geografía, sí. Nosotros hacemos lo mismo cuando se van de viaje. Esta mañana, a la seis, llegaron de regreso a Córdoba, aún no los he visto pero al menos ya estoy tranquila. Espero que vuestro hijo ya esté allí, en donde él quiere estar y que vosotros podáis respirar. Ahora, gracias a internet, todo está mas cerca, al menos las comunicaciones son más instantáneas.
    Te escribí un correo desde iriarco2.

    Un abrazo
    Conchi

    ResponderEliminar
  7. Puri. qué tendrá ese hilo que es irrompible.

    Conchi, bendito Internet. Que haría yo sin él. ¡Uf!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Te entiendo, Kety. Lo sigues, sí, es lo bueno de Internet: miras los lugares donde está, te lo imaginas allí y es como si estuvieras con él allí.
    Un beso, madraza.

    ResponderEliminar
  9. Isabel, ya me gustaría, pero no.
    Ha de vivir su vida

    Me ha corregido por qué he puesto una foto de Sydney cuando está en Christchurch -Nueva Zelanda.

    "Las ventajas de Internet" ;-)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Que bonito poema.

    Abrazos preciosa. Y lo mejor siempre.

    ResponderEliminar