Seguidores

19 nov. 2009

DON QUIJOTE Y SANCHO PANZA CAMINO DEL PALACIO REAL






Capítulo VI





Por fin caminaron hacia los Jardines del Moro. Según se acercaban, Sancho imaginaba, unas mesas llenas de manjares, con suculentos guisos y exquisitos postres. Trataron de acercarse al Palacio de Oriente buscando una entrada. Sancho se relamía. Su estómago vacío le hacía oler a..., imaginaba que iba a suceder como en las bodas de Camacho. Y un cocinero le diría: “...Hermano, este día no es de aquellos sobre quien tiene juridición el hambre. mirad si hay por ahí un cucharón, y espumad una gallina o dos, y buen provecho os hagan...”














Pero no fue así, al llegar a los aledaños del lugar, una multitud enorme era contenida por unas vallas. Sancho por más que estiraba su cuello no conseguía ver nada. Preguntaba a don Quijote si veía algo, pero don Quijote se defendía de los empujones y atropellos de la multitud que sólo quería ver la boda del príncipe .
De repente el murmullo de la multitud cesó. Sancho no podía dar crédito a lo que veía.















En una pantalla gigante, veía pasar la comitiva real camino a la Catedral de la Almudena. Mas tarde camino al Palacio Real. En el instante de la entrada de los reyes en el Palacio, la pantalla quedó en blanco.
—Debe ser obra de magos o encantadores –dijo Sancho.
Don Quijote no contestó, soñaba con su señora Dulcinea del Toboso.
La multitud se disolvió, y las calles recobraron su calma.
Al atardecer, de regreso a La Mancha, Sancho caminaba rezongando por no haber satisfecho su estómago. Don Quijote iba gozoso de su viaje a Madrid.
Hemos de volver Sancho. Aún quedan muchas cosas por ver.


Madrid. 22 de mayo de 2004

"Camina Sancho camina"

Fotos: Wikipedia

5 comentarios:

  1. Hermoso trabajo estás haciendo con Don Quijote.
    Un libro de viajes, que algún día será puesto como ejemplo de originalidad.

    ResponderEliminar
  2. Una guía histórico-turística por Madrid. ¿Por qué Cervantes no lo llevaría a la corte?

    ResponderEliminar
  3. ya veo el viajecito...una pasada con cada capítulo por bandera...un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Me acabo de leer todos los capítulos de un tirón. ¡Excelente periplo de nuestros héroes por los Madriles! Lástima que no fueran a la Plaza de España y vieran sus estatuas... Precioso y original viaje turístico/histórico. Me ha encantado. Muchos besotes quijotescos, M.

    ResponderEliminar
  5. Ay, qué penita me Sancho, tener que volver a la Mancha sin haber probado bocado: un cocidito madrileño le hubiera venido de maravilla.
    Me estoy acordando de una letrilla que cantábamos cuando íbamos de excursión que decía así:
    "en la Mancha, manchega,
    hay mucho vino,
    mucho pan, mucho aceite,
    mucho tocino,
    y si vas a la Mancha,
    no te alborotes,
    porque estás en la tierra
    de don Quijote."

    No sé si es exactamente así, pero era como la cantábamos, jeje.
    Un abrazo, amiga. Sigue escribiendo, no lo dejes.
    Conchi

    ResponderEliminar