Seguidores

20 ago. 2008

JUAN RAMÓN JIMÉNEZ

"Yo nunca he escrito ni escribiré nada para niños, porque creo que el niño puede leer los libros que lee el hombre, con determinadas excepciones que a todos se le ocurren. También habrá excepciones para hombres y para mujeres,"
Juan Ramón Jiménez










Merece la pena
volver a ojearlo













Cápitulo I






"Platero es pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón, que no lleva huesos. Sólo los espejos de azabache de sus ojos son duros cual dos escarabajos de cristal negro.
Lo dejo suelto y se va al prado, y acaricia tibiamente con su hocico, rozándolas apenas, las florecilas rosas, celeste y gualdas... Lo llamo dulcemente:"¿Platero? ", y viene a mí con un trotecillo alegre que se ríe, en no sé que cascabeleo ideal...
Come cuanto le doy. Le gustan las naranjas mandarinas, las uvas moscateles, todas de ámbar; los higos morados, con su cristalina gotita de miel...
Es tierno y mimoso igual que un niño, que una niña...; pero fuerte y seco por dentro, como de piedra. Cuando paseo sobre él, los domingos por las últimas callejas del pueblo, los hombres del campo, vestidos de limpio y despaciosos, se queda mirándolo:
-Tien asero...
Tiene acero. Acero y plata de luna, al mismo tiempo"
Juan Ramón Jiménez

16 comentarios:

  1. Cuando pequeña y entre los libros de mi hermano encontré a Platero, yo no sabía leer, pero mi padre lector empedernido me lo leyó y de una forma tan tierna que pedí de regalo de cumpleaños un burrito como Pletero,recibí un peluche burrito plomito y suave, que lindo kety que lo traigas a mi memoria y seguro que a muchos les deleitará recordar a Platero,abrazos sureños!!

    ResponderEliminar
  2. Ah... me has hecho recordar mis tiempos escolares... no sé en otros lugares, pero en Lima es posible que esta sea una lectura obligatoria en todos los colegios.

    Un abrazo, Kety.

    ResponderEliminar
  3. Este libro es una joya de nuestra literatura. Buena idea tuviste al traerlo.
    Un abrazo, Kety.
    Conchi

    ResponderEliminar
  4. Pues a mi me ocurre igual, de vez en cuando abro este libro por cualquier sitio y leo un par de capitulos y lo dejo.

    Bueno, tambien lo hago con algun que otro libro (El Quijote, por ejemplo, o La Iliada)

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  5. Tienes razón, debemos retomarlo.


    Abrazos amiguita.

    ResponderEliminar
  6. Hay algnas personas que consideran a Juan Ramón Jiménez un poeta cursi ( y puede que lo sea en alguno de sus poemas). Yo lo tengo como mi preferido. Cuando cumplí los dieciséis años me leí todas sus obras completas. Muchos de sus poemas no entendía pero yo seguí adelante y nunca he dejado de leerlo. Este primer capítulo de Platero me lo sé casí de memoria.

    ¡Imagínate cuánto me gusta este autor!

    A mi tampoco me gusta decir que escribo para niños,más bien que escribo poemas o cuentos que también les gusta a los niños.

    Besos. Luz

    ResponderEliminar
  7. Kety muy bonito y, sí que es casualidad que a las dos nos viniera a la memoria, y, al mismo tiempo, Platero. Como dice Conchi ¡hay meigas!...
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Si es bueno leer Platero, es un libro alucinante para niños y mayores,es inteligente en todos sus conceptos, lo recomiendo a todos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. ¡¡¡Maravilloso Juan Ramón Jimenéz !!!,despues de una tragedia como la que está pasando
    en Madrid, necesito volver a leerle y que me haga apreciar lo bonito que es vivir.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Estas bellas palabras,indelebles en mi memoria,me llevan a mis años escolares.En mi colegio,público y burgalés, se leía y se escribía,al dictado,con una versión reducida de "Platero y yo", de la editorial argentina Losada.Mi pequeño libro amarillo,viejo y manoseado...
    Un abrazo, Kety

    ResponderEliminar
  11. Kety, espero que estés bien. Paso a saludarte y dejarte un fuerte abrazo. Sabes que no me olvido de ti. Pásalo bien.
    Conchi

    ResponderEliminar
  12. Para las y los fans de Juan Ramón Jiménez, no os perdais los poemas eróticos que escribió a una monja con la cual se acostaba. Se pueblicaron el año pasado, 2007, en una edición de la Residencia de Estudiantes de Madrid. Merece la pena. Se ve al poeta desde otro prisma. Y para las mujeres: ¿Os habéis planteado al ostracismo al que condenó a Zenobia, traductora de Tagore? No es oro todo lo que reluce...
    PMT

    ResponderEliminar
  13. PMT, llevas toda la razón en lo de Zenobia. Por ahí andan sus diarios y no se lo hizo pasar nada bien. ¡Eso que estaba muy enamorado de ella! Pero... el escritor tiene su obra que es la que juzgamos y tine su vida y personalidad que no inspiraba muchas simpatias y con razón.

    ResponderEliminar
  14. Si,parece ser que hizo estragos entre las monjitas de la clínica Nuestra Señora del Rosario de Madrid...
    Zenobia tuvo que aguantarle mucho,era un grandísimo egoísta...
    Pero,lo que dice Luz, era un artista genial.

    ResponderEliminar
  15. Keti, pasaba a saludarte, y al mismo tiempo he leído el capítulo de Platero, muy bonito por cierto.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  16. Me alegro que Platero os haya traído recuerdos pasados, alguno tan tierno como el de Vivianne. Pero todos buenos.

    A P.M.T. está bien que nos des esa información, pero lo que aquí se expone, es el libro de Platero, no la vida íntima de J.R.Jiménez.
    Aún así te diré que esos versos los escribió-según he leido-, cuando era joven, y la mayoría pura imaginación -como todo lo escrito-, pero siempre con delicadeza, y fué Zenobia quien se opuso a su publicación.

    JOSÉ ANTONIO EXPÓSITO ESCRITOR Y PROFESOR
    «Los poemas eróticos de J.R. Jiménez son exquisitos, no caen en lo grosero»


    Un abrazo a todos

    ResponderEliminar