Seguidores

19 abr. 2008

CARTA DE DON QUIJOTE A SANCHO PANZA

Los que me conoceis, sabéis de mi afición por el Quijote, y su autor Don Miguel de Cervantes, y en estas fechas en las que se conmemora su muerte -veintitres de abril-, se celebra el Día del Libro, y se otorga el Premio Cervantes, nada mejor que recordar uno de sus capítulos.





Capítulo LI















Consejos de don Quijote a Sancho
“Haz gala, Sancho de la humildad de tu linaje, y no te desprecies de decir que vienes de labradores, porque viendo que no te corres, ninguno se pondrá a correrte, y préciate más de ser humilde virtuoso que pecador soberbio. Innumerables son aquellos que de baja estirpe nacidos, han subido a la suma dignidad pontificia e imperatoria; y desta verdad te pudiera traer tantos ejemplos, que te cansaran...”


CARTA DE DON QUIJOTE DE LA MANCHA A SANCHO PANZA, GOBERNADOR DE LA ÍNSULA BARATARIA

Cuando esperaba oir nuevas de tus descuidos e impertinencias, Sancho amigo, las oí de tus discreciones, de que di por ello gracias particulares al cielo, el cual del estiércol sabe levantar los pobres, y de los tontos hacer discretos. Dícenme que gobiernas como si fueses hombre, y que eres hombre como si fueses bestia, según es la humildad con que te tratas: y quiero que adviertas, Sancho, que muchas veces conviene es necesario, por la autoridad del oficio, ir contra la humildad del corazón, porque el buen adorno de la persona que está puesta en graves cargos ha de ser conforme a lo que ellos piden, y no a la medida de lo que su humilde condición le inclina. Vístete bien, que un palo compuesto no parece palo: no digo que traigas dijes ni galas, ni que siendo juez te vistas como soldado, sino que te adornes con el hábito que tu oficio requiere, con tal que sea limpio y bien compuesto.

Para ganar la voluntad del pueblo que gobiernas, entre otras has de hacer dos cosas: la una, ser bien criado con todos, aunque esto ya otra vez te lo he dicho; y la otra, procurar la abundancia de los mantenimientos, que no hay cosa que más fatigue el corazón de los pobres que el hambre y la carestía.

No hagas muchas pragmáticas, y si las hicieres, procura que sean buenas, y sobre todo que se guarden y cumplan, que las pragmáticas que no se guardan lo mismo es que si no lo fuesen, antes dan a entender que el príncipe que tuvo discreción y autoridad para hacerlas no tuvo valor para hacer que se guardasen; y Las leyes que atemorizan y no se ejecutan, vienen a ser como la viga, rey de las ranas, que al principio las espantó, y con el tiempo la menospreciaron y se subieron sobre ella.
Sé padre de las virtudes y padrastro de los vicios. No seas siempre riguroso, ni siempre blando, y escoge el medio entre estos dos estremos, que en esto está el punto de la discreción. Visita las cárceles, las carnicerías y las plazas, que la presencia del gobernador en lugares tales es de mucha importancia: consuela a los presos, que esperan la brevedad de su despacho; es coco a los carniceros, que por entonces igualan los pesos, y es espantajo a las placeras, por la misma razón. No te muestres, aunque por ventura lo seas, lo cual yo no creo, codicioso, mujeriego ni glotón; porque en sabiendo el pueblo y los que te tratan tu inclinación determinada, por allí te darán batería, hasta derribarte en el profundo de la perdición.

Mira y remira, pasa y repasa los consejos y documentos que te dí por escrito antes que de aquí partieses a tu gobierno, y verás como hallas en ellos, si los guardas, una ayuda de costa que te sobrelleve los trabajos y dificultades que a cada pasoa los gobernadores se les ofrecen. Escribe a tus señores y muéstrateles agradecido, que la ingratitud es hija de la soberbia y uno de los mayores pecados que se sabe, y la persona que es agradecida a los que bien le han hecho da indicio que también lo será a Dios, que tantos bienes le hizo y de contino le hace.

La señora duquesa despachó un propio con tu vestido y otro presente a tu mujer Teresa Panza; por momentos esperamos respuesta…"

Tu amigo
Don Quijote de la Mancha


Capítulo LII
CARTA DE TERESA PANZA A SANCHO PANZA SU MARIDO

Tu carta recibí, Sancho mío de mi alma y te prometo y juro como católica y cristiana que no faltaron dos dedos para volverme loca de contento. Mira, hermano. Cuando yo llegué a oír que eres gobernador, me pensé allí caer muerta de puro gozo, que ya sabes tú que dicen que así mata la alegría súbita como el dolor grande. A Sanchica, tu hija, se le fueron las aguas sin sentirlo. El vestido que me enviaste tenía delante, y los corales que me envió mi señora la duquesa al cuello, y las cartas en las manos, y el portador dellas allí presente, y, con todo eso, creía y pensaba que era todo sueño lo que veía y lo que tocaba. Porque, ¿quién podía pensar que un pastor de cabras había de de venir a ser gobernador de ínsulas? Ya sabes tú, amigo, que decía mi madre que era menester vivir mucho para ver mucho: dígolo porque pienso ver más si vivo más…
...El cura, el barbero, el bachiller y aún el sacristán no pueden creer que eres gobernador, y dicen que todo es embeleco, o cosas de encantamento, como son todas las de don Quijote...


Capítulo LIII
Del fatigado fin y remate que tuvo el gobierno de Sancho Panza

...Señores míos, dejadme volver a mi antigua libertad; dejadme que vaya a buscar la vida pasada...Yo no nací para ser gobernador, ni para defender ínsulas ni ciudades de los enemigos...

4 comentarios:

  1. Hola Kety, hoy día de tanta lluvia he estado en Alcalá. Los de Velilla hemos ido de excursión y hemos disfrutado de La Catedral, La Universidad,La casa de Cervantes,La Bernandas y el Museo Arqueológico. La lluvia casi nos ha dejado ver la Plaza de Cervantes y la Calle Mayor. El día no ha acompañado, pero nos lo hemos pasado muy bien y aunque he ido muchas veces a Alcalá, cuando vas con guía y te lo van explicando, disfrutas mucho más.

    Me he acordado de Puri y de ti y cuando tenga el ordenador en orden para poder colocar fotos, ya haré un pequeño reportaje.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Es cierto que el próximo dia 23 es el Dia del Libro, todos hemos de comprar el libro de nuestras ilusiones y pasar un buen rato leyendolo, y ahora en que las lluvias no nos dejan salir a pasear hemos de aprovecharlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Bendita la lluvia -¡que falta hace!- que impide que salgamos de casa y hace que podamos leer cosas como esta...

    El Quijote, que buen libro para aquella pequeña libreria de la que algo me has oido...

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  4. Fíjate que tengo un querido amigo que cada año lee el Quijote. Lleva 16 años haciéndolo.
    Es un apasionado de este maravilloso libro.
    Hace unos días le hice una breve entrevista y mira que aprendí mucho.

    Abrazos

    ResponderEliminar