Seguidores

20 nov. 2012

REENCUENTRO EN EL TOBOSO


Este fin de semana he tenido un reencuentro con las personas nacidas en mi mismo año. Quinta del 47
Ha sido un placer conocerlas, ya que muchos de nosotros emigramos del pueblo cuando éramos pequeños.
Un grupo de personas que permanecen en él, han tenido el detalle de contactar con familares y amigos para localizarnos, y reunirnos, y pasar un día agradable, pues no faltó detalle, desde aperitivo, comida y chocolate.
Comenzamos el día con una visita a la Iglesia y su reciente iluminación. Es preciosa. Con razón la llaman la Catedral de la Mancha. La casa de Dulcinea. Museo Cervantino y Museo de Cerámica.
 Por último decir, que Miguel de Cervantes también perteneció a la quinta del 47. No olvidemos que nació en 1547
Parroquia  de San Antonio Abad

Coro de la iglesia




En un atril : Cervantes


Recipiente del agua bautismal



Pila Bautismal. Donde fuimos bautizados todos

Vistamos la casa de Dulcinea
Aposento de Aldonza Lorenzo "Dulcinea!

Cocina de Dulcinea

Museo Cervantino: con una exposición de ediciones del Quijote en varios idiomas, incluído el Braille

La última adquisición del museo ha sido esta edición del Quijote. Pesa ciento y pico kilos
 Gracias a Adrián por citar mis libros


Juan Alfonso García-Donas -Domus Artis- tuvo la amabilidad de abrir el Museo de cerámica


Una de las piezas que encontramos, es la Paridera. Donde las mujeres daban a luz antigüamente


Fotos: Kety Morales Argudo


Por último brindamos por haber nacido en la villa que Cervantes le dio fama universal con el Quijote y su amada Dulcinea.
Por supuesto no faltó la lectura del capítulo 9 del Quijote -cuando don Quijote y Sancho entraron en El Toboso-.
Gracias a todos, en especial a Inmaculada, Bernardina, y Remedios que hicieron posible este reencuentro.
Un abrazo

Os animo a todos visitarlo, esto es una parte de su Patrimonio


11 comentarios:

  1. ¡Vivan los quintos y quintas del 47!

    Es esa una buena costumbre, lo de lso quintos, que en las ciudades no hay posibilidad de celebrar. Aquí no nos conocemos...

    Larga vida para los tobosinos nacidos en ese año. Larga y feliz.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Gracias Mª Ángeles, y pueda compartirlo con mis tertulianos.
    Cierto es, que hay costumbres en los pueblos, que los de la ciudad nos las perdemos.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Me alegro de ese reencuentro. Te percibo feliz en tus letras por él y las fotos no hacen más que refrendarlo.
    Hay que disfrutar estos momentos, Kety, son de lo mejorcito que nos da la vida.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. ¡Buena cosecha, sin duda! Qué grato encuentro, según se desprende de tu crónica.

    ResponderEliminar
  5. Qué maravilla volver a empezar en el pueblo donde se nació. Yo hace ya muchos años, que no visito el mio. Me imagino lo bien que lo habrás pasado, en compañía de aquellos seres de ayer. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Esos encuentros son muy simpáticos, como lo fue el nuestro en Madrid
    ¿Verdad? Me encantó que pùdieras venir.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué estupendo reencuentro! Además en el Toboso... Cuna de Dulcinea... Too much... Besotes, M.

    ResponderEliminar

  8. Una vivencia preciosa, Kety, muy bien las fotos, me gusta la iglesia. Enhorabuena por ese día tan estupendo y vivan la quinta del 47.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Repasando las fotos, lo de la "paridera" me ha dejado "todaloca" después puede servir para un geranio, por ejemplo.(es broma).

    Chao.


    ResponderEliminar
  10. Precioso reencuentro que sean muchos más.

    Estoy con Mª Angeles en las ciudades nos perdemos estos momentos tan emotivos...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. He leído reflexiones interesantes en este blog.

    Cada vez parece más obvio que la blogOesfera es "sideralmente" ilimitada.

    Buenas noches.

    ResponderEliminar