Seguidores

15 jun. 2007

EL SEÑOR SACO COSTAL






Sisley







En un pueblo de Castilla, vivía un labrador llamado Faustino. En su casa habitaba el señor Saco Costal.
El señor Saco, era muy feliz esperando junto a Faustino la época de la recogida de la cosecha. Un ir y venir de jornaleros le daba a la casa otro cariz. Faustino preparaba los aperos del campo, de las caballerías y los carruajes. Era en esa época, cuando iba al campo, respiraba aire puro, y el señor Saco, se sentía útil; ya que lo cargaban y transportaban de un lado a otro.
Estaba el señor Saco Costal medio adormilado en el patio, cuando notó que le caía algo encima.
- ¡Caray! – exclamó al sentir el golpe -. ¿Qué es esto? ¡Uff! – gruñó el señor Saco.
Moviéndose ligeramente, y con la ayuda del viento, consiguió quitarse de encima lo que le había caído. Vio que se trataba de unos sacos nuevos. De momento se alegró mucho. Pensó que tendría compañeros jóvenes, aunque en el fondo, sintió algo de nostalgia al mirar de reojo y ver su textura intacta. “El tiempo no perdona a nadie ni a nada – pensó el señor Saco Costal fijándose en un pequeño remiendo en el costado, que la mujer de Faustino le había hecho en una ocasión-. Pero, ¿Quién no tiene un remiendo a lo largo de su vida? – pensaba, consolándose a sí mismo.”.Prefirió no dar importancia al asunto, y siguió esperando junto a los otros. De un momento a otro, los llevarían al campo para recoger la cosecha. Su sorpresa fue, al ver a Faustino cómo se llevaba los sacos nuevos y a él lo dejaba abandonado. El señor Saco se puso muy triste. Aunque estaba algo viejo, todavía podía ser útil. Las horas pasaban y nadie se acordaba de él. El señor Saco estaba a punto de llorar. “¡Hacedle eso a él después de tantos años de servicio!”
Mientras tanto en el campo, la tarea continuaba. A punto de acabar, se dieron cuenta que necesitaban un saco más para concluir la recogida de la cosecha. De repente Faustino se acordó del señor Saco Costal. Sin pensarlo dos veces, marcharon por él.
El señor Saco que estaba muy triste por cómo lo llevaban, pensó: “Seguramente, van a deshacerse de mí”. Pero se dirigían al campo donde estaba la cosecha. El señor Saco respiró profundamente y comenzó a alegrarse. ¡Qué alegría cuándo vio que le llenaban como a los demás sacos nuevos!
Como era el más antiguo, le dejaron el sitio preferido.
¡El señor Saco iba arriba del todo! ¡Qué maravilla! Desde allí podía respirar aire puro y ver todo el campo. Como estaba algo delicado, los Sacos nuevos le sujetaban para que no se cayera. El señor Saco Costal presentía el ocaso. Aún así, en ese instante, era el más feliz de todos los sacos.
Ese año fue el último que recogió la cosecha. Pero fue el más feliz de todos, porque, a pesar de sus años, había sido útil hasta el final.

Kety Morales Argudo
1999

3 comentarios:

  1. Esplendido. Me ha gustado mucho. La trama no puede ser más sencilla y el resultado más orignal. El mensaje es claro.

    Te felicito. Voy a continuar viendo todo lo que pueda.

    ResponderEliminar
  2. HOLA KETY, YA VEO QUE HAS PUESTO UN ENLACE DE MI BLOG EN EL TUYO. MUCHAS GRACIAS. YO HABÍA PENSADO HACER LO MISMO CON "TUS CUENTOS DE LA ABUELA", PERO TENGO QUE ESPERAR A QUE VENGA POR AQUÍ MI HIJO, PUES ES ÉL ENCARGADO DE ESTAS COSAS. POR OTRA PARTE TENGO MI ORDENADOR ESTROPEADO Y AHORA TENGO QUE UTILIZAR OTROS, CON LO CUAL ME COMPLICA UN POCO.

    ESTE CUENTO QUE HAS ESCRITO ME PARECE MUY INTERESANTE Y CREO QUE GUARDA MUY BIEN LA ESTRUCTURA DE LOS CUENTOS TRADICIONALES.

    ¡QUÉ IMPORTANTE ES SENTIRSE ÚTIL Y CREO QUE EN ESO NO IMPORTA LA EDAD!

    TE FELICITO POR EL CUENTO.

    BESOS. LUZ

    ResponderEliminar
  3. Hola Luz, creo que en técnica coincidimos. ¡Qué sería sin los hijos! Hablo en mi caso. Llevaba tiempo queriendo hacerlo pero no se.
    Respecto al cuento, Según pasan los años se comprende mejor.
    Un abrazo
    Kety

    ResponderEliminar