Seguidores

29 abr. 2007

MONTERROSO

"CUANDO DESPERTÉ; EL DINOSAURIO TODAVÍA ESTABA ALLÍ"

Ha caído en mis manos un libro de cuentos breves, -por cierto, hay alguno más-, por lo visto "Cuando me desperté, el dinosaurio todavía estaba allí" de Monterroso es el más famoso, o conocido.
Dice así: "...Aún con riesgo de enturbiar las oníricas, prehistóricas o terribles evocaciones que suscita tan magistral microrrelato voy a aprovechar la ocasión para transcribir un fragmento de conversación con Juan José Arreola, en el que el escritor mexicano me contó el origen concreto y prosaico del famoso cuento del dinosaurio.
..."vivíamos allí, en aquel departamento tan chico, tres amigos; Ernesto Mejía Sánchez, José Durand y yo; y uno de ellos tenía la necesidad de comunicación, siempre tenía que contar todo lo que le pasaba en el día. Generalmente, en ese momento de su juventud, eran penalidades de carácter amoroso; el batallaba mucho con esto y nos desvelaba, a veces cuando ya estábamos nosotros dormidos -Mejía en el cuarto y yo en el hall en su camastro, muy moderno pero camastro al fin -, llegaba este hombre, a veces en la madrugada, y entonces hacía que se tropezaba y ya despertaba uno: "¡Ay! ¿Qué te pasa, José, qué te pasa? Y él empezaba ¡Ay! que te tengo que contar... "Y no mas se sentaba a la orilla de la cama, uno estaba acostado y Durand se sentaba al lado y empezaba a contar qué le había pasado y uno se dormía... y no sabemos si se daba cuenta o no pero él seguía allí hablando y a veces uno de los dos se despertaba y estaba a la orila de la cama. Y un día me dijo Ernesto Mejía Sánchez: ¿Sabes que cuando me desperté todavía estaba allí este dinosaurio?...
...ya ves el origen del cuento es completamente concreto, porque como Durand era muy alto, se le decía de todas las maneras; "dinosaurio" por ejemplo.

De qué forma tan simple puede surgir algo que dé tanto que pensar

Kety Morales Argudo

2 comentarios:

  1. Hola Kety:
    Un maestro español maestro de estos cuentos cortos es mi adamirado Max Aub, autor español que murio en Méjico en el exilio.
    No tengo a mano el libro pero te mado algunos encontrados en Internet. Son de su libro "Crímenes ejemplares", totalmente subrealista. Este escritor es muy importante. Sobre todo sus novelas que llevan por título Campo de.... y hay tres o cuatro. Busca en Google y verás...
    Ahí van algunos cuentos.

    Yo estoy seguro que se rió. ¡Se rió de lo que yo estaba aguantando! Era demasiado. Me metía y me volvía a meter la fresa sobre el nervio. Con toda intención. Nadie me quitará esa idea de la cabeza. Me tomaba el pelo: "que si eso lo aguantaba un niño". ¿Acaso a ustedes no les han metido nunca esas ruedecillas del demonio en una muela careada? Debieran felicitarme. Yo les aseguro que de aquí en adelante tendrán más cuidado. Quizá apreté demasiado. Pero tampoco soy responsable de que tuviese tan frágil el gaznate. Y de que se me pusiera tan a mano, tan seguro de sí, tan superior. Tan feliz.



    * * *

    - Un poquito más.No podía decir que no, y no puedo sufrir el arroz.- Si no repite otra vez, creeré que no le gusta.Yo no tenía ninguna confianza en aquella casa. Y quería conseguir un favor. Ya casi lo tenía en la mano. Pero aquel arroz...- Un poco más.- Un poquitín más.Estaba empachado. Sentí que iba a vomitar. Entonces no tuve más remedio que hacerlo. La pobre señora se quedó con los ojos abiertos, para siempre.



    * * *

    Lo maté porque estaba seguro de que nadie me veía.



    * * *

    Era tan feo el pobre, que cada vez que me lo encontraba, parecía un insulto. Todo tiene su límite.



    * * *

    Estábamos al borde la acera, esperando el paso. Los automóviles se seguían a toda marcha, el uno tras del otro, pegados por sus luces. No tuve más que empujar un poquito. Llevábamos doce años de casados. No valía nada.



    * * *

    Mató a su hermanita la noche de Reyes para que todos los juguetes fuesen para ella.



    * * *

    Lo maté porque me dolía la cabeza. Y él venga hablar, sin parar, sin descanso, de cosas que me tenían completamente sin cuidado. La verdad, aunque me hubiesen importado. Antes, miré mi reloj seis veces descaradamente: no hizo caso. Creo que es una atenuante muy de tenerse en cuenta.



    * * *

    ¡Si el gol estaba hecho! No había más que empujar el balón, con el portero descolocado... ¡Y lo envió por encima del larguero! ¡Y aquel gol era decisivo! Les dábamos en toditita la madre a esos chingones de la Nopalera. Si de la patada que le di se fue al otro mundo, que aprenda allí a chutar como Dios manda.



    * * *

    FE DE ERRATAS:


    Donde dice:
    La maté porque era mía.
    Debe decir:
    La maté porque no era mía.

    ResponderEliminar
  2. hola pedro,
    Ya que estamos con Max Aub;

    "Lo maté por no darle un disgusto".

    "Lo maté porque ra de Vinaroz"
    Max Aub

    Qué obsesión tenía el buen señor,
    y ¿El de la "Uña"?
    Iba a escribirlo pero no es mi día.

    Saludos

    ResponderEliminar